Home Tendencias & Perfiles 9.11 Un día para nunca olvidar

9.11 Un día para nunca olvidar

written by Elvia Juana 11 Septiembre, 2016
ejt_9763

Hoy desperté recordando qué edad tenía, qué hacía y cómo me sentí aquel 11 de septiembre. Hace 15 años, tenía 23 años, me había graduado de mi carrera dos años atrás y me encontraba grabando un par de capítulos  del programa de Televisión En Línea, que era realizado por La Universidad del Norte en Barranquilla, Colombia y que se transmitía en el canal regional Telecaribe. Yo era la asistente de producción del Centro de Producción Audiovisual y  me encargaba de toda la parte periodística, libretos y coordinación de piso.

Recuerdo que el presentador ese día era Felipe Cabrales y teníamos como invitada a una profesora y psicóloga española que en esos momentos visitaba la Universidad. Cuando hicimos un receso, antes de continuar con el segundo programa, mi jefe me llamó a la sala de edición (que llamaban sala master) y me dijo lo que pasaba. Yo no lo podía creer, qué locura era esa que estaba ocurriendo. Estaban atacando el World Trade Center o las llamadas torres gemelas en Nueva York, y habían estrellado un avión comercial de pasajeros en una de las torres.

Todos quedamos en shock, solo al intentar comprender lo que ocurría, me aterraba. Conversaba con mis compañeros de trabajo que no era sólo una atentado en contra de Estados Unidos, era como una guerra en contra de Occidente, las ideologías, la manera de ser y pensar, de creer. Era sentir que no había seguridad en ninguna parte del mundo, era como sentirse vulnerable.

Todavía no entiendo cómo terminamos de grabar el otro programa, porque la verdad estábamos todo el equipo de trabajo (camarógrafos, técnicos, editor) inquietos con lo que pasaba,  y queríamos ver las noticias. Cuando subimos nuevamente, porque el estudio se encontraba en un area de sótano, seguimos viendo CNN en vivo y ya habían atacado la otra torre.

Habían estrellado dos aviones, habían intentado atacar el Pentágono también, parecía sacado de una película, pero la realidad superaba a la ficción. Recuerdo que me quedé mirando el cubrimiento de las terribles noticias, cuando vi que una de las torres empieza a desplomarse.  Mi corazón se arrugó y duré días, creo que semanas pensando en las víctimas,  en cientos de familias con un dolor profundo por haber perdido a sus seres amados.

Pensaba en aquellos que ahora tenían miedo de volar, de estar en sitios públicos, hasta de salir a la calle y en aquellos que tenían miedo de salir de casa y no volver jamás. El terror se había sembrado y muchas cosas cambiarían a partir de ese momento, por ejemplo los protocolos de seguridad para poder viajar por avión.

El 11 de septiembre de 2001 ocurrió uno de los días más negros de la historia de Estados Unidos y quizá de Occidente. Un día para no olvidar. Por eso después de 15 años debemos recordar a los inocentes que no tenían nada que ver con la guerra, sino que estaban allí por alguna razón y perdieron sus vidas, aquellos que sirvieron a la patria, a los valientes que salvaron y arriesgaron sus vidas para ayudar a otros.

Hoy quiero rendir un homenaje a las víctimas, recordando a sus familias y enviando un pensamiento, una oración para ellos. Te invito a hacer lo mismo.

You may also like