Home Crianza Límites para desordenar la casa

Límites para desordenar la casa

written by Evelyn Herrera Toro 12 Mayo, 2017
IMG_8231-2

Después de una larga jornada, a mi pequeño se le ocurrió hacer “ejercicios en casa”, esta es una actividad que imita, ya que me ha visto en algunas oportunidades practicar ciertos ejercicios. Lo que normalmente hago es que enciendo el televisor, veo un canal de youtube y hago algunos cardio o elongaciones simples.

Pues esta práctica ha llevado a mi hijo a realizar también ejercicios en casa, construyendo su propio “Gimnasio” y su lugar favorito es el living o la sala de la casa, este espacio, que no es ni su pieza, ni la sala de estar, se ha transformado en un improvisado gimnasio por las tarde. Moviendo cojines, saltando de un lado a otro y realizando algunas maniobras de equilibrio.

Producto de esto me he preguntado: ¿Cuáles son los límites? ¿Hasta qué punto dejamos a nuestros hijos desordenar la casa y transformar espacios?. Bueno, la verdad que las respuestas pueden ser muchas.  Sin ser experta creo que no hay límites, creo que no hay problema si estamos seguros que ellos no corren riesgos y que por mucho desorden,  las cosas vuelven a su lugar.  Creo que los niños deben disfrutar su casa, la casa es de ellos también, y de esta forma evitamos que busquen espacios fuera de nuestro hogar para jugar y para sentirse cómodos.

Recuerdo que cuando era pequeña había otras reglas, mis abuelos eran estrictos, casi no usábamos el living de la casa, solo ocasiones especiales, cuando iban visitas importantes por así decirlo.  En casa de mis padres había algo más de libertad, de hecho nos sentábamos a ver TV en los sillones sin problemas, pero nada de colocar los pies en los cojines. No por esto tengo un trauma ni nada parecido, pero si el recuerdo de que eran espacios restringidos, no se podía comer en el living, ni tomar líquidos, fueron reglas que cambiaron con el tiempo.

Hoy mi hijo usa los cojines y sillones para jugar, salta y se “ejercita”, me encanta cómo se desarrolla y práctica día a día, hasta una “casa grande” de cojines hizo para tirarse sobre ella. Todos nos dicen y se sorprenden de la habilidad de nuestro pequeño, cosa que de verdad me enorgullece, me encantaría poder vivir en un campo grande donde el pueda subir por los árboles, correr y trepar sin tener problemas de espacio, en la ciudad eso es difícil, espacios pequeños, pocas áreas verdes y llegando el invierno las salidas son más complejas, es por eso que soy permisiva con los espacios de la casa.

No se si es correcto o no es correcto. La verdad, no lo sé, el tiempo lo dirá. Pero les dejo la inquietud, lo importante es que como madre siento que él goza y disfruta de su hogar. Aquí también hay reglas, pero podemos hacer excepciones cuando es cuestión de volver a ordenar o algo que es fácil de reparar.

You may also like