Home Orgullo Latino Orgullosamente colombiana y costeña

Orgullosamente colombiana y costeña

written by Elvia Juana 15 Agosto, 2016
dsc_0940-3

Una inmigrante en Estados Unidos que enseña sobre sus raíces.

Soy colombiana, vivo orgullosa de mis raíces y de dónde provengo. Amo mi tierra, la música y las costumbres y extraño muchas cosas, pero sobre todo el calor humano y la sencillez con la que afrontan la vida mis paisanos.

Amo ver por doquier los colores de la bandera: amarillo, azul y rojo y siempre tengo en mi mente esos paisajes que disfruté al crecer y que son únicos e incomparables, porque es un país bañado por dos océanos, hay montañas, llanuras, selva amazónica y mucha biodiversidad.

Soy costeña y a mucho honor, me como la ‘S’ cuando hablo, tengo un acento marcado, soy de piel trigueña-morena, tengo muchas mezclas raciales propias de mi país y región. Mi abuelo paterno era oriundo de un pequeño pueblo al que llaman el pesebre viviente de América y en el que habitaba un cacique de la tribu Mokaná.

Cuando oígo cumbia se eriza mi piel y quiero mover las caderas al son de los tambores, aunque no soy la mejor bailarina, creo que esa música penetra en tus oídos y te hace moverte cómo sea, porque parece que estuviera incrustada en tus genes y en tu alma.

Soy Barranquillera, amo mi ciudad natal, de donde también son oriundas Shakira o Sofía Vergara. Lo digo como referente porque ellas son reconocidas a nivel mundial.

Esta ciudad ha marcado a muchos porque dicen que quien conoce a Barranquilla se quiere quedar y quien se va jamás la olvida, como en mi caso. La Arenosa, La Puerta de Oro de Colombia, la que es bañada por el río y por el mar, esa es mi ciudad y allá se quedó un pedacito de mi corazón.

Aunque resido en otro país, y he echado raíces en otras tierras, recuerdo siempre con amor mi patria, soy orgullosa de ser de dónde soy y le enseño a mi hija a amar esa tierra como suya y eso es tan importante como fomentar el bilingüismo o que coma comida de verdad.

Cuando enseño español a otras personas siempre hablo de mi patria con mis alumnos, les hago escuchar música y les cuento sobre mi cultura.

A los que somos migrantes nos queda esa tarea siempre, no olvidar de dónde venimos y enseñar a otros sobre lo que nos caracteriza.

You may also like