Home Crianza S.O.S llega un(a) hermanito(a)

S.O.S llega un(a) hermanito(a)

written by Erika Arrieta Melgarejo 2 Octubre, 2015
embarazohermanito

Compartir a papá pero, sobre todo, a mamá transforma la vida de un niño; en especial cuando ha sido el único pequeño en casa. Algunos trucos para que tu hijo afronte con menos dificultad esta nueva realidad.

Ser consciente que tu universo en solitario cambiará radicalmente es difícil de comprender y aceptar.

Con la llegada de un nuevo miembro de la familia los niños se afrontan a una situación que puede ocasionarles stress o generar comportamientos de rebeldía. Su primer reacción es llamar la atención de los padres y entender cual es su nueva plaza en la escala de los afectos de sus progenitores.

Normalmente, estos cambios suelen llegar una vez el bebé entra en casa, pero en algunos casos pueden iniciar durante el embarazo de la madre, una vez el niño es consciente de que un hermanito(a) llegará. Este último, es mi caso.

Cuando mi hija tenía dos años y medio le anunciamos la gran noticia de que mamá esperaba un bebé. Desde el inicio del embarazo mi esposo y yo intentamos hacerla comprender lo bueno de esta nueva realidad, con el fin de favorecer la llegada del nuevo miembro de la familia.

Las primeras reacciones de la pequeña ante la noticia no fueron significativas e inicio ha establecer una hermosa relación afectiva con la “barriga”. Imitaba a su padre y le daba besitos o le hablaba a esa pequeña vida que se formaba lentamente.

A tres meses del nacimiento de su hermanita todo cambió. Pienso que el detonante fue una historia ilustrada que leímos con ella en un libro especial para preparar a los niños para la llegada de un hermano. Allí vio una imagen que mostraba lo que había dentro de esa barriga.

¡Ah, pero es un bebé!,¡Qué horror! Creo que eso fue lo que pensó mi hija mientras miraba ese pequeño bebé sonriente y acurrucado sujetando su sonajero. De allí en adelante se iniciaron los cambios de comportamiento.

Las preguntas brotaron sin parar: ¿Y cómo hacen los bebés?, ¿los bebés comen chocolates? ¿los niños grandes toman tetita?…

Después vinieron las crisis. Pasó días enteros con un chupo en la boca que encontró entre sus juguetes. De bebé nunca lo quiso.

En vez de pedir las cosas como antes hacía, balbuceaba diciendo: baabee, baabee.

Lo más representativo fue que volvió a hacerse pipi encima y los momentos de rebeldía llegaron con más fuerza.

Ante estos cambios ¿Qué hacer?

Como todos sabemos las fórmulas mágicas no existen cuando hablamos de niños. Todos son únicos y particulares. Sólo les puedo decir que a partir de mi experiencia y siguiendo los consejos de otras mamás y de profesionales de la infancia puedo decirles que en estos casos es importante:

-Restablecer la confianza del niño. De la misma manera que se le anuncian los cambios por venir, igualmente se le deben mostrar todo lo que no va ha cambiar.

-En caso de regresión a comportamientos infantiles, se debe reforzar las ventajas de ser el/la mayor de la casa. Mostrarle al pequeño todo lo que puede hacer por haber alcanzado esa posición privilegiada:“Cómo ya eres grande ya puedes ir a jugar al parque”, “cómo ya eres grande puedes cargar a tu hermanito(a)…”

– Una vez el bebé está en casa, buscar momentos de complicidad exclusivos para cada niño. Aprovechar las ausencias del mayor para consentir con más euforia al recién nacido o cuando el papá pasea al bebé, jugar con el mayor.

Siguiendo estos consejos vi muchos resultados y todo volvió a la normalidad una vez mi pequeña redescubrió el importante lugar que ocupa en la familia.

You may also like