Home Crianza Yo También soy culpable y dependo de la tecnología

Yo También soy culpable y dependo de la tecnología

written by Elvia Juana 6 Agosto, 2018
IMG_2605

Tardé demasiado tiempo en publicar este artículo. Lo había escrito desde hace varios meses, pero por alguna razón lo dejé archivado. Ahora que lo retomo, pienso que una de las razones de dejar este texto en el olvido, es que me he estado sintiendo culpable, porque creo que estamos  dependiendo demasiado de la tecnología a tal punto que estamos dejando huérfanos a nuestros hijos sin saberlo, huérfanos digitales.  Y pienso que deberíamos ser más responsables con el uso de los teléfonos inteligentes o smartphones

Me ha pasado y sé que a muchos de los que están leyendo también les ha ocurrido lo mismo, y es que estoy en un evento, en una reunión o vigilando a mi hija en el parque y por revisar mi teléfono, no presto atención a lo que me están diciendo o lo que está ocurriendo.  Me están hablando, pero no estoy presente. En realidad estoy enfocada en otra cosa. Cualquier otra cosa que alguien dijo, la foto de otra persona que no está en mi vida “real” desde hace mucho tiempo, tiene más atención que mi entorno.

¿Por qué los seres humanos llegamos a este punto de dependencia tecnológica? Es común ver en Internet memes de niños descuidados porque sus madres revisan sus redes sociales y sí, nos causa gracia, y en algunos casos impotencia y molestia, pero también nos hace reflexionar. ¿Hasta qué punto los smartphones se están apoderando de nuestras vidas?

Hace un par de años me impactó una campaña, que hoy en día a pesar de no tener tanto eco, se quedó en mi memoria.  La campaña fue denominada  No más huérfanos digitales,  fue creada por un grupo de estudiantes de la Universidad Casa Grande y quienes promovieron la etiqueta  #nomáshuérfanosdigitales  Ellos afirmaron que fue la primera campaña viral de responsabilidad digital de Ecuador para el mundo.  Una de las razones para crear este proyecto fue que se hizo realidad algo que parecía increíble y era que un dispositivo electrónico ayudara a que se perdiera el vínculo afectivo entre padres e hijos o, lo que es peor, la ausencia de responsabilidad para cuidarlos. Porque un huérfano es un niño cuyos padres están ausentes y hay miles de niños que sufren de desatención por el uso de teléfonos inteligentes y a ellos se les denominan “huérfanos digitales”.

Nos movemos en entornos públicos y con un afán de mostrar lo bonito, lo bueno, lo bello y lo mejor y en los que no nos resistimos a NO compartir a “todos” lo que nos pasa. Son las redes sociales las que primero se enteran de lo que sucede, no nuestra familia, amigos o vecinos que están cerca. Es por eso que estoy trabajando en ese aspecto y estoy tratando de dejar a un lado el teléfono y jugar más con mi pequeña y disfrutar más de los paseos sin tomar 50 fotos o publicar todo lo que hago. No es fácil, porque ya se había hecho costumbre, pero de que se puede, se puede. 

Deberíamos implementar en casa, en las escuelas o universidades dentro del aula, y en las reuniones de amigos el dejar a un lado los teléfonos inteligentes y tabletas a un lado. Apagarlos, ponerlos en silencio o simplemente recolectarlos, ponerlos apartes y entregarlos cuando termine la reunión o evento. Por algo debemos empezar. Porque lo que hace más fácil la vida, también nos desconecta de lo importante, que es nuestra familia, amigos y seres queridos.

 

You may also like